Neil Hilborn conmueve al mundo entero con su historia de amor

Neil Hilborn es un poeta estadounidense que sufre de trastorno obsesivo compulsivo y, quien ha conmovido al mundo entero después de contar su dolorosa historia de amor.

Neil-Hilborn-OCD-Poetry

El 14 y 15 de junio se celebró el Certamen de Poesía Regional de Rustbelt 2013 donde Neil recitó su poema llamado “OCD”, en español “TOC” (Transtorno Obsesivo Compulsivo) en el que cuenta su historia de amor con su ex pareja. En este poema podemos ver reflejado el dolor de este joven no sólo por haber perdido a la persona que quería sino también, cómo su enfermedad influía en su relación.

Según explicó Neil, el poeta escribió este poema en 2011 y, aunque algunos de los tics que podemos ver durante su exposición son intencionales, muchos otros son reales a causa de su enfermedad.

Después de este recital, el vídeo se convirtió rápidamente en viral compartiéndose por todas las redes sociales a nivel internacional.

A continuación os dejo el vídeo con subtítulos en español y, más abajo, os comparto la letra de su poema.

“La primera vez que la vi…

Todo en mi cabeza se silenció

Todos los ticks, las imágenes constantes desaparecieron.

Cuando tienes trastorno obsesivo compulsivo en realidad no tienes momentos callados.

Inclusive en la cama estoy pensando:

¿Cerré las puertas? Sí

¿Me lavé las manos? Sí

¿Cerré las puertas? Sí

¿Me lavé las manos? Sí

Pero cuando la vi, la única cosa en la que pude pensar fue en la curva de la horquilla de sus labios.

O la pestaña en su mejilla–

La pestaña en su mejilla–

La pestaña en su mejilla.

Sabía que debía hablar con ella

La invité a salir seis veces en treinta segundos.

Ella dijo que sí después de la tercera,

pero ninguna de las veces que pregunté se sintió bien así que tenía que seguir haciéndolo.

En nuestra primera cita,

pasé más tiempo organizando mi comida por colores de lo que pasé comiéndola o hablando con ella.

Pero le encantó.

Le encantaba que tuviera que besarla para despedirme 16 veces, o 24 si era miércoles.

Le encantaba que me tomaba todo el tiempo caminar hacia casa porque había muchas grietas en la banqueta.

Cuando nos mudamos juntos ella dijo que se sentía segura,

como si nadie nos fuera a robar porque definitivamente había cerrado la puerta 18 veces.

Yo siempre veía su boca cuando hablaba–

Cuando hablaba–

Cuando hablaba–

Cuando hablaba–

Cuando hablaba;

Cuando me dijo que me amaba, su boca se curveaba hacia arriba en los bordes.

En la noche ella se acostaba en la cama y me veía apagar todas las luces, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas, y prenderlas, y apagarlas.

Ella cerraba los ojos y se imaginaba que los días y las noches pasaban frente a ella.

Algunas mañanas empezaba a besarla para despedirme y ella sólo se iba porque estaba haciéndola llegar tarde al trabajo.

Cuando me detenía en las grietas de la banqueta ella seguía caminando.

Cuando me decía que me amaba su boca era una línea recta.

Me dijo que estaba tomando mucho de su tiempo.

La semana pasada empezó a dormir en casa de su madre.

Me dijo que nunca debió dejarme apegarme tanto a ella; que todo esto fue un error,

pero… ¡¿Cómo podría ser un error que no tenga que lavarme las manos después de tocarla?!

El amor no es un error y me está matando que ella pueda salirse de esto y yo no.

No puedo–

No puedo salir y encontrar a alguien nuevo porque siempre pienso en ella.

Usualmente, cuando me obsesiono con algo, veo gérmenes escabulléndose en mi piel.

Me veo a mí mismo siendo atropellado por una infinita línea de coches.

Y ella fue la primera cosa hermosa en la que alguna vez me he estancado.

Quiero despertar todas las mañanas pensando en la manera en la que agarra el volante.

Cómo mueve las manijas de la regadera como si estuviera abriendo una caja fuerte.

En cómo sopla las velas–

cómo sopla las velas–

cómo sopla las velas–

cómo sopla las velas–

cómo sopla…

Ahora sólo pienso en quién más está besándola.

No puedo respirar porque él sólo la besa una vez­– ¡No le importa si es perfecto!

La quiero de regreso tanto que…

Dejo la puerta sin cerrar.

Dejo las luces prendidas”.

Como hemos visto, esta es una historia de amor y de dolor. Un poema en el que el joven poeta expresa como vivió él su relación de amor y, cómo su trastorno obsesivo compulsivo influía en su pareja hasta que ella lo dejó.

Así que, me gustaría acabar este post diciendo que deberíamos tener en cuenta que, independientemente de cómo nacemos, tarde o temprano, todos tenemos el mismo final.

Por eso, como bien dice su compañero Dylan Garity en su poema “Carta”, debemos ser conscientes de que tenemos un 100% de posibilidades de que alguno de nuestros órganos acabe matándonos. Por eso, jamás hemos de mirar por encima del hombro o menospreciar a alguien, sea cuál sea su condición física o mental.

Anuncios

2 pensamientos en “Neil Hilborn conmueve al mundo entero con su historia de amor

  1. free online ads

    Having read this I believed it was rather informative.

    I appreciate you finding the time and energy to put this article together.
    I once again find myself personally spending a lot of time both reading and leaving comments.
    But so what, it was still worth it!

    Responder

¿Quieres dejar un comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s